Enmanuel…Dios con nosotros

enmanuel

A las puertas de la Navidad, nos preguntamos si no nos queda aún por estrenar la vivencia del anuncio del profeta Isaías. El regalo de Dios a la humanidad de todos los tiempos es Jesucristo. Él es el “Dios con nosotros”, el Enmanuel. Lo es a condición de que seamos capaces de reconocerlo. En definitiva, un “Dios con nosotros” sólo como concepto teológico no añade a nuestra vida la auténtica aventura que se sustenta en la búsqueda y el encuentro de aquél que ha venido a compartir nuestra existencia. Pero hay que saber mirar, hay que estar atento. Y eso sólo por un motivo. Dios ha elegido hacer las cosas sin meter demasiado ruido. Tanto respeta nuestra libertad que está dispuesto a pasar desapercibido. Si no nos damos cuenta de que llega en un niño nacido en un establo, o en el gesto solidario de los que tenemos al lado; si no descubrimos su mano tendida en la del pobre que nos desafía cuando pasamos ante él, si no somos capaces de irlo a buscar donde se encuentran los más necesitados… ¿qué nos quedará de lo que llamamos Navidad? Como a José en el evangelio de hoy, Dios nos habla utilizando los medios más inimaginables. Pero lo hace. Nos habla también cuando estamos “dormidos”. Pero es preciso ser consciente de ello. Y algo más importante. Como José, al despertar, hacer lo que nos ha dicho. Como María de Nazaret. “Soy tu siervo, Señor, que se haga en mí lo que tú me pides”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.