¡¡Resucitó, es el Señor!!

¿Qué has visto de camino, María, en la mañana? A mi Señor glorioso, la tumba abandonada. Los ángeles testigos, sudarios y mortaja, resucitó de veras mi amor y mi esperanza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.