LITURGIA DEL DOMINGO

Esto del COVID-19 empezó casi como una broma de mal gusto. Y pensamos que pasaría rápido, como tantas cosas en la vida. Y resulta que nos ha recluido a todos en una Cuaresma especial. Dado que esto se alarga, para todos aquellos que os venga bien y lo queráis, ofrezco aquí me pequeña contribución para “suplir” de alguna manera nuestro fallido encuentro en la Eucaristía de Oka.