LOIOLA 2014

Los días 28 de Febrero, 1 y 2 de Marzo estamos convocados en Loiola para nuestra Asamblea Regional. Este año nos acompañan nuestras hermanas de Madrid Mamen Sánchez y Mª Jesús Casares. Seguro que será una bendición de Dios, así que no nos lo podemos perder. Como el año anterior, vamos a hacer una especie de Diario de Loiola 2014 para que podáis seguir el Retiro quienes no habéis podido venir. Estarán colgadas las enseñanzas y homilías, y todo aquello que consideremos de interés. En Retiros y Acampadas, hay una página que es Diario de Loiola 2014. Ahí encontraréis la información.

Nos ha salido un día muy lluvioso e invernal. Pero no debe ser obstáculo suficiente que nos impida el acudir a esta cita que tenemos con el Señor y con los hermanos/as que El nos ha dado. Luchar por el Señor es algo que entra dentro del corazón de este Pueblo de Alabanza. Benvenidos/as a Loiola 2014.

Se puede hacer una crónica de lo que es el encuentro entre gente que se conoce y se quiere, pero resulta imposible trasmitir lo que se vive en los saludos y los abrazos si no se experimenta en primera persona. Y más cuando se trata del encuentro de hermanos en la Zona Norte. Es un don del Señor. Es imposible de otro modo comprender la alegría que se recibe y se da en un gesto tan sencillo. Así ha sido nuestro reencuentro de hoy. Yo diría que como de costumbre, pero de un modo totalmente nuevo y sorprendente. ¡Es fascinante vivirlo, de verdad!

Hacia las 8, 15 de la tarde nos hemos juntado en la sala y hemos comenzado el retiro. ““Este es el tiempo de Elías…El vendrá del cielo a tu hogar”“. Cuesta segundos entrar en ese ambiente tan especial que nos introduce en la alabanza y en la celebración del Señor. ““Celebrad a Cristo, celebrad”“. Y todo se convierte, de verdad en una celebración. Después de un rato de alabanza, en medio del cual hemos recibido una palabra de profecía, (TRANSCRIPCIÓN) ha comenzado ya el tiempo de la 1ª Enseñanza. (TRANSCRIPCIÓN) Mª Jesús Casares nos ha introducido en el deseo de “ver a Jesús”, como quisieron hacer los griegos que se presentaron ante Felipe. Nos ha recordado también que el amor de Dios es una catarata o un manantial imparables. Sólo se puede acoger, nunca taponar. El Señor mana constantemente su amor. Podemos estar seguros de ello. Sólo queda abrir el corazón. A continuación Mamen Sánchez (TRANSCRIPCIÓN) nos ha invitado también a estar dispuestos a celebrar al Señor y a convertir el encuentro de Loiola en una auténtica fiesta. Eso quiere el Señor: celebrar con nosotros una fiesta, la de su amor. Y para eso nos ha convocado aquí.

No nos ha quedado tiempo para más. Con la hora sobrepasada, nos hemos ido a cenar. Como somos muchos, estamos en tres casas distintas. Esto, entre otras cosas, posibilita que unos tengan más suerte que otros en la degustación de las exquisiteces culinarias de estas casas. Siempre hay alguna que gana la competición. Lo malo es que casi siempre es la misma y nunca es la de mi menú…. ¡Qué le vamos a hacer! Uno se alegra por el bien de los demás, que ya tenemos tiempo y ocasión de dejarnos mimar en este sentido… ¡Sólo faltaba!

Después de la cena, la Eucaristía. Nos toca la carta de Santiago que nos dice que es muy feo eso de criticar y murmurar, que se pueden hacer las coas con más cariño, vamos. El evangelio de hoy tenía trampilla. Parecía que iba a ir la cosa del divorcio y de sus bondades (¡ay, cuántos/as soñarían un poco con ellas!) Pero no ha sido así. El tema de la homilía (TRANSCRIPCIÓN) ha ido de las preguntas “bomba” que hacemos al Señor “para ponerlo a prueba”. Jesús espera de nosotros más trasparencia, más sencillez y más estar a su plan que al  nuestro. ¡Quiera Dios que aprendamos algún día a hacerlo bien!. El resto de la Eucaristía ha seguido siendo la fiesta del Señor. En el ofertorio hemos recordado con agradecimiento que todo lo hemos recibido de Dios: “¿Qué te puedo dar que no me hayas dado tú?”. Así hasta la el momento de la paz, en el que hemos repetido el gesto para adecuarlo más a lo que el Señor esperaba hoy de nosotros. Porque se nos ha explicado un poco más el sentido de este gesto. (TRANSCRIPCIÓN)

Buenos días a todos. Llegamos un poco tarde, pero es que la mañana (la primera parte de ella) nos ha tenido muy ocupados; muy bien ocupados, diría yo. Han sido unos laudes preciosos, llenos de vida y alegría espiritual. Los cantos, los salmos, la alabanza, ha fluido con la fuerza de costumbre. “Poderoso es nuestro Dios”, ““Queremos a Cristo proclamar”“, “Ensalzad, alabad al Señor nuestro Dios“, ““Bendigo al Señor de corazón”“…. Todo han sido cantos llenos de unción. Hay que estar aquí para compartir la fuerza del Espíritu en ellos. Esperamos ayudar a vivir también desde vuestras casas esta gracia. No ha dado el Señor también una palabra de profecía: “Sed cauces de mi misericordia…, se acabó el luto…” (TRANSCRIPCIÓN) Y luego también como una “visión de un río en el que se hacía un dique con las tierras caídas”.  Ha seguido la alabanza: “Señor, aunque haya tormentas“. Y la palabra el Señor de estos laudes ha sido (¡qué curioso!) “Hacedlo todo sin protestas  ni discusiones….”

La mañana ha seguido con la segunda enseñanza María Jesús Casares, testigo privilegiado del Encuentro Profético de Belén (noviembre de 2013) nos ha transmitido lo que allí sucedió y cómo aconteció la acción del Señor tomando con su Espíritu las riendas de aquellas reunión. (TRANSCRIPCIÓN) El Señor volvió a repetir signos similares a aquellos que utilizara en 1967 en los orígenes de la Renovación Carismática Católica. Ha sido el testimonio precioso del encuentro de Belén. Y no es sólo una narración sino la transmisión de aquello que el Señor dijo e hizo aquél día para la toda la Renovación. Hemos tenido un rato de descanso, el suficiente para que algunos privilegiados hicieran cola para el pincho de rigor en el Uranga. Los había más espirituales (por lo visto) que se han quedado sin él. ¡Gloria a Dios por los que disfrutan de sus dones…!

A la vuelta María Jesús Casares ha retomado una tercera enseñanza (TRANSCRIPCIÓN) para completar todo lo que nos había contado y dicho anteriormente. Así hemos llegado a la hora de la comida, en la que, por cierto, los del buen menú no nos han propuesto ningún cambio… Aquí un poco de espinacas disimuladas en unos caneloni (bueno, la apariencia de ellos) y una hamburguesa de pollo con tomate (¡sí, señor!). El postre, más rico, un flan de coco. ¿Quién da más?

Buenas noches. Acabamos de cenar y aquí nos tenéis dispuestos a compartir la gracia recibida a lo largo de la tarde. Si cometemos algún exceso, disculpas adelantadas. Serán los efectos de la cena: la menestra y las delicias de merluza pueden hacer de las suya. ¡Paciencia, hermano!

La tarde ha comenzado, como es habitual entre nosotros, con un buen rato de oración. La verdad es que no hay que ponderar demasiado el tema. Ya lo conocemos. Después ha venido la enseñanza de la tarde a cargo de Mamen Sánchez (TRANSCRIPCIÓN). Nos ha hablado sobre la intimidad con el Señor. Ha sido realmente ungida. La asamblea la ha acogido con una atención y un silencio llenos de reverencia. Al final, con total espontaneidad hemos tenido otro momento de oración, que hemos conectado con el acto penitencial. Desde las 6 alas 7,30 hemos estado siete sacerdotes  distribuyendo el sacramento de la reconciliación. Quienes habéis estado en Loioa sabéis de qué hablamos. Sabéis cómo la asamblea se mantiene en oración, con cantos, con intercesión, con alabanza… mientras el resto de los hermanos, en fila india casi inacabable, van pasando por los sacerdotes con sencillez y humildad. Es siempre una gozada poderlo narrar. Vivirlo en primera persona es único. Os dejaremos en otro momento enlaces de los cantos y del rato de oración de la asamblea. Con el estómago lleno y rebosante de gozo por las “delicias de merluza” no hay ambiente para tanta espiritualidad.

Después la Eucaristía. Cinco sacerdotes, oiga. Había dos infiltrados que han sido obligatoriamente identificados y reclutados para las confesiones. Esto es otra cosa. Le toca presidir al más joven de todos, a Samu. Majo chaval y, como sanéis, bien devoto. Lo ha hecho con unción ante una asamblea más numerosa que la de ayer. Os dejamos la homilía para vuestra meditación. (TRANSCRIPCIÓN)

Después la cena, de la que os hemos informado. Y ahora, a la adoración. Os animamos a un uniros a nosotros, entre las 10,30 y las 11,30. Si hay algo destacable, os lo trasmitiremos al finalizar.

Buenos días nos dé Dios. Y buen domingo, día del Señor. Unas pocas líneas iniciales para avisaros de un cambio de programa. El Espíritu Santo y nosotros (los que conseguimos reunirnos ayer a la noche) hemos decidido que, por esta vez, la Eucaristía la vamos a tener como primer momento del día (aparte las exquisiteces del desayuno y la movida particulares habidas con el Señor, claro está). Después vendrá la enseñanza y lo que el Señor nos indique. De todo ello habrá reflejo en esta página.

Lo dicho. Hemos comenzado con la Eucaristía. Al inicio de la misma hemos tenido un buen rato de alabanza para poner nuestros cuerpos y espíritu a tono. “Con gozo al Señor cantar锓Te aclamaré”.

La Homilía ha recogido el eco de las lecturas de hoy. (TRANSCRIPCIÓN) No nos ha abandonado el Señor. Aunque una madre estuviera dispuesta a abandonar a su criatura, Dios no lo haría jamás. Y Jesús nos ha enseñando a hacer la lista de los deberes en modo correcto. Sólo hay un número UNO para que el hay que vivir y hacia el que hay que ordenar la vida. Todo lo demás vendrá por añadidura. En la comunión, otra vez, “¡Mar adentro. A remar!!

Va a resultar difícil poner el punto y final a este diario de Loiola 2014. De una parte porque siempre es difícil cerrarlo pretendiendo haber recogido todo lo que ha pasado aquí, y de otra porque esta vez el Señor se ha movido haciéndose notar de un modo claro. Nosotros habíamos previsto un cambio en la organización de la mañana, pero nunca podíamos imaginar que ese cambio iba a traer consigo lo que ha traído.

Vayamos por partes. Primero de todo ha sido la enseñanza de Mamen Sánchez. (TRANSCRIPCIÓN) Nos ha hablado sobre la alegría, pero sobre la alegría que nace de la cruz de Jesús. Sin duda, un tema difícil. Pero el Señor lo ha hecho comprensible y lo ha llenado de luz. Pero después ha venido lo inesperado. A alguien se le ha ocurrido hacer una pregunta sobre cómo actuar ante la dificultad real de familias y personas. Y en la repuesta, primero Mamen Sánchez y después Mª Jesús se han implicado con su propio testimonio. No puedo describir lo que era la sala escuchando uno y otro. La culminación la hemos tenido con una oración de efusión.

Este retiro de Loiola 2014 lo llevamos marcado en el corazón. Damos gracias a Dios por su benevolencia y su misericordia. Y por habernos traído a M! Jesús y a Mamen, y a su inseparable Encarna, que lo ha hecho posible. Bendecimos al Señor por ello. Esperamos que el fruto del retiro sea grande y que refleje la Gloria de Dios.

7 respuestas a LOIOLA 2014

  1. Maria dijo:

    Podría pedir que subierais el audio del testimonio de Mamen? Muchas gracias.

  2. sagastamora dijo:

    Grandioso. No se puede pedir más. Ni menos.

  3. sagastamora dijo:

    Por error en la homilía de Samu habéis puesto “Eres mi respirar” de nuevo.

  4. sagastamora dijo:

    Una vez más vuestra fan número uno os da las gracias por esta ventana abierta de Loyola, que como la lluvia constante derramada a lo largo de todo el día, así nos trae la Palabra, fresca y nueva.
    Seguid siendo buenos. Hasta mañana si Dios quiere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s